TRABAJOS DE COLABORADORES


RELATO PECADORES

Tenía catorce años en ese entonces. Al frente de mi casa acababa de llegar una chica muy joven, no tendría ni veinte años, con un bebé en brazos.

Vengo de una familia muy cristiana. En aquellos días habiamos tenido un problema serio con mi hermana mayor. Ella se había declarado atea y mis padres la corrieron de la casa por esa razón. Alguien que no tiene a Dios en su vida solo le espera convertirse en lo peor de lo peor. Eso decían ellos. Por eso mismo también condenaban a la chica de enfrente. Había tenido sexo antes del matrimonio y por eso ahora tenía ese bebé, porque no era un niño normal, la mitad de su cuerpo se veía como quemaduras y su cara tenía muchas verrugas y una apariencia de cera derretida. Era un castigo de Dios.

Pero para mí esa chica era la más hermosa que hubiera visto en mi vida. No era una modelo, incluso muchos podrían decir que era bastante insípida, mas su voz suave y sonrisa cálida hacían que mi corazón se detuviera. Por esa razón siempre quería sacar la basura, era la única manera de verla y cruzar un "buenos días". No podía tener más, si mis padres se daban cuenta de mis sentimientos, me hubieran castigado como nunca. Uno no debía mezclarse con los pecadores. Aún así no veía que podía de tener malo ella. Era amable conmigo, no de una forma hipócrita, si no que se sentía una auténtica bondad. Me sentí mal cuando se tuvo que ir debido al desprecio de los demás vecinos, que en su mayoría eran muy religiosos, mientras otros veían al bebé como si tuviera una enfermedad infecciosa. Lo peor fue que yo fui parte de ese juego, por miedo a lo que pudieran hacerme mis padres, lo que pudiera hacerme Dios, de un día para otro dejé de saludarla y la evitaba si la veía en otro lugar.

Mi padre siempre decía que los hijos son los que pagaban los pecados de los padres. Me asusté mucho cuando se descubrió que mi padre engañaba a mi madre. Él se excusó diciendo que había tenido un momento de debilidad, que Dios lo perdonaría si se mostraba arrepentido. Era fácil decirlo, ahora yo sería quién cargara con el castigo de mi padre. Intentaba ser un buen hijo para no correr la misma suerte de mi hermana, pero siempre mi padre me exigía más y más.

Al final lo decepcioné. Estudié Historia en vez de convertirme en pastor como él, me casé con una chica que no era cristiana, y ahora me llevo bien con mi hermana. Pero nunca he dejado de sentirme culpable por como traté a aquella chica.


***
El joven encapuchado llamaba mucho la atención, mucha gente en el café le miraban de forma descarada, pues su cara verrugosa se podía ver casi por completo.

- No sabes cuánto me he atormentado con eso...

Posó su mano roja y reseca sobre la del hombre que tenía frente a él.

- No te preocupes - Su voz era como la de cualquier muchacho de su edad - Ella no te odia. Ni a ti ni a nadie. Desde que murieron nuestros padres, mi hermana solo tenía tiempo para protegerme a mí. Y yo tampoco les odio, mi hermana dice que el odio es una pérdida de tiempo.

El tacto de la mano del joven era frío y un poco grimoso, pero el hombre no apartó la mano hasta que el chico lo hizo.

El hombre sonrió. Miró directo a los ojos oscuros del muchacho de solo quince años. Tenía la inocencia propia de su edad, pero la tristeza de un sobreviviente de guerra. La mirada que tendría un ángel en medio del infierno.

------







Sinopsis muy corta de una película de acción

Una noche de estas me dio por buscar una película para apreciarla, pero que fuese de acción, nada triste, nada melancólico, ni de comedia en realidad; y me voy encontrando una de acción, de aventura urbana que al principio pensé que quizá no iba a ser de las que me gustan, pero resulta que si, que me agradó. Yo no soy de películas estratégicamente diseñadas para emocionar al público, pero esta, en sí, me gustó, quizá no para darle un Oscar, pero si para pasar una noche tranquila, disfrutando de la acción de las peleas y la búsqueda incesante de lo que dilucidará lo que andan persiguiendo. La película inicia con la más interesante intención de un suicidio que al final de cuentas no da resultado.
La trama se lleva a cabo en Brasil, observamos una muestra excepcional de lucha entre lo capoeira y las artes marciales, gran parte del elenco es oriental, y coreográficamente está por demás muy bien establecida. La velocidad y veracidad de sus movimientos hace que sea tan creíbles que cualquiera sin mucho conocimiento de cine pueda creer en ellos.
Del director Ernie Barbarash y con el protagónico de Maichel Jai Whik fue gran parte filmada en Puerto Rico, ofreciendo sectores muy similares a lugares de Brasil que es donde se supone se lleva a cabo la acción. Si a usted le gusta el arte de las peleas, en sus diferentes manifestaciones y crueldad, quizá le agrade esta cinta, que por demás, aparte de entretenida, posee momentos muy impactantes, con buenos actores y una interesante producción que sé le llamará la atención.

AUTOR: GhoTico







ME EMOCIONE CONTIGO

Todo estaba bien hasta que tú llegaste a mi vida, yo no tenia ningún sentimiento por nadie, pero aun así era feliz. 


Me di la oportunidad de conocerte, eras tan agradable, tus mensajes nunca faltaban y cada vez que yo los veía mi corazón se aceleraba, y cuando los abría... no me hagas hablar de eso, porque no lo podría explicar pues era tan fantástico, mi pierna no dejaba de moverse, mi boca no paraba de sonreír, y aunque intentará calmarme y ponerme seria no lo conseguía, pues tus mensajes eran todo lo que quería. Y cuando te veía era peor, algo me atraía a estar cerca y abrazada de ti, tú mirada me volvía loca por qué esos ojos tan perfectamente obscuros y del tamaño perfecto, no tan grandes ni tan chicos, cuando me miraban, mi mundo se volvía extremadamente mejor, y tú sonrisa, era la mejor parte, porque al verte sonreír sentía cómo si me estuviera derritiendo por dentro y mi corazón latía tan rápido que temia que lo notaras, y tus labios tan suaves y cálidos.


Si, tengo razón, todo estaba bien, antes de conocerte mi vida era buena, pero tenías que llegar he irte primero que yo, y tenías que haberme dejado sola en este mundo, ilusionada y pensando en que a lo mejor podríamos haber sido dichosos los dos.


AUTORA: SLG

COLABORADORES

¿QUIERES COLABORAR?



-----------------------------



Siendo totalmente sincera, cuando Vi el título de la serie no me llamó a la atención pero dije " Por qué no, vamos a darle una oportunidad." Así que lo hice y resultó que no estaba tan mal como creí que lo estaría.

La serie en sí se basa en Jack Morton un pueblerino que es seleccionado para asistir a unas de las Universidades más prestigiosas, Universidad Belgrave, y así poder unirse a La Orden de España. La Orden es una hermandad poco convencional, ésta se encarga de buscar y eliminar a monstruos sobrenaturales pero sucede que ellos tienen métodos poco convencionales y a Jack le cuesta aceptarlo, Además hay que tener en cuenta que el padre de Jack es uno de los más altos líderes de la jerarquía de la orden y encima es quien mató a su madre, Razón por la que decide unirse a la orden, para tomar venganza

En una persecución contra una extraña criatura, Jack, queda atrapado en el sótano de la casa donde residen tres hombres lobos. Durante su estancia, Jack, es seleccionado por Lobo Plateado, desencadenando así una cronología de sucesos que lo llevaran a unirse a Los Caballero De San Francisco.

Debo decirlo, hay veces en que la serie me parece aburrida e incluso fuera de contexto, pero sí se sabe, apreciar puede que se acabé amando.

Gracias por leerme. Besos y abrazos.

Autora del articulo: Rubí Esther Henríquez.


------------------------------


RELATO SAMSARA



Su aura oscura cada vez tomaba mayor fuerza. Confinado a la eterna oscuridad de los abismos se encontraba un ser corrupto por el odio y el rencor, encerrado para que no hiciera más daño, pero su poder era demasiado grande.

Él lloraba ¿Por qué lloraba? Hacía décadas, o tal vez siglos, que estaba ahí, y su dolor debía llegar al mundo exterior. Y lo haría, aunque él no quisiera.

Alguna vez él fue humano, se veía en su engañosamente frágil figura. Era bajito, delgado, casi famélico, con piel gris por lo negra de su sangre, y ojos que alguna vez fueron castaños ahora se encontraban inyectados de sangre. Su cabello se había vuelto de un gris ceniza, y en su reclusión había crecido hasta llegar al suelo, cosa impresionante tomando en cuenta que se encontraba suspendido a varios metros del suelo. Una docena de cadenas le mantenían prisionero, cientos de pergaminos y amuletos de distintos tipos le rodeaban. Aun después de tanto tiempo, a veces forcejeaba un poco, tal vez más para sentirse vivo, con el dolor que le producía el roce de aquellas cadenas, que para liberarse. El olor del incienso, aún después de décadas, se mantenía, mezclado con la humedad de aquella cueva.

No deseaba hacer daño, pero a la vez odiaba al mundo. Quería verlo sumido en ruinas, a la vez que deseaba morir para no hacer daño nunca más. Pero no podía hacer nada más, solo dormir y, en aquel día (o noche ¿Cómo saberlo?), soñó.

---

Era un muchacho ingenuo y lleno de esperanza. Muy raro en aquel mundo que solo permitía el gris, negro y rojo. Cada día era rojo, por los niños que se le arrancaba sus juguetes para darle una espada; por las mujeres que morían luego de ser los pañuelos de hombres que nunca se sabrían su nombre; por los enfermos y ancianos que nunca existieron. El mal no era algo que se debía destruir, pues no existía ¿Cómo conocer el valor del plomo si no existe el oro? Pero nada de esto no impedía que él creyera que el mundo podía ser mejor. Pobre chico.

Vivían constantemente en guerra ¿Con quién? Con ellos mismos, cualquier excusa era buena para matar, saquear y violar. La miseria era algo que se olvidaba rápidamente si había alcohol y sexo, aunque esto provocara luego dolor y muerte.

Casi nadie conocía el nombre que le había dado su madre, pero sí que muchos sabía que cuándo él se acercaba, significaba problemas. Había comenzado a estudiar magia, quería ser un curandero, pero la gente desconfiaba de él, no estaban acostumbrados a la bondad. Si ayudaba niños, estos recibían una paliza para enseñarles a no ser tan blandos; las mujeres eran torturadas hasta que su rostro ya no inspirara al pecado; y a aquellos que esperaban la muerte, se les obligaba a alargar su agonía.

El joven, que pasaba largas horas estudiando, tantas que a veces olvidaba incluso dormir y comer, un día escuchó una voz. Su tono era suave y hermoso, como la brisa del mar, una voz asexuada como la de un ángel y tentadora como la de un demonio.

- Eres un pajarillo, que intenta apagar el incendio de un bosque, mojando sus plumas y dejando caer poco más rocío. El bosque se incendia, y todos los demás solo piensan en ellos mismos, olvidando que no solo ellos existen.

- Pero esto es lo único que sé hacer - Respondió inseguro, sin saber si realmente había alguien ahí o si se estaba volviendo loco.

- El miedo. Usa el miedo, y ellos se unirán.

Entonces se dio cuenta que por mucho tiempo había enfocado su esfuerzo de la manera incorrecta. La magia blanca solo servía para creer que se hacía algo bueno, para alimentar su propio ego creyendo que él era un santo benefactor. Se dejó llevar por la magia oscura, ya no estudiaba como curar sino como matar, ya no le interesaba calmar el dolor, sino causarlo. Ya no hacía pactos con los espíritus de la naturaleza, ahora rendía culto a los seres que moraban en el abismo.

Poco a poco su poder aumentaba, incluso llegando al punto de que el tiempo había pasado a ser solo la sucesión del día a la noche. Los monstruos ahora le obedecían como cachorros mansos, y las riquezas las contaba a manos llenas. Pero eso a él poco le importaba, solo quería matar y destruir. Retaba a los humanos, pues sabía que ya ninguno se comparaba con él. Muchos héroes murieron en sus manos ¡Bastardos ingenuos! Como si unos pobres humanos pudieran con él, la mayoría ni siquiera llegaban a él. Pero disfrutaba con ello, el dolor que causaba había hecho surgir la esperanza hace muchos años perdida, los humanos ya no peleaban entre sí sino que peleaban unidos por un futuro mejor ¿Pero a dónde había ido toda la angustia y pesar del mundo? Él la había absorbido, de ahí venía su poder. Y con ello, comenzaba a olvidar su rostro y su nombre, pues toda la corrupción se reflejaba ahora en su cuerpo.

Todos los reyes se unieron, los soldados pelearían por una única causa: Destruir el mal. Los niños ya no eran arrancados de sus madres, ellos eran el futuro que reconstruiría el mundo luego de la caída del demonio; las mujeres se les protegía, pues sin ellas los hombres no tendrían un regazo en el cual curar sus heridas; los enfermos deseaban curarse para ver aquel ansiado mañana, y los ancianos eran fuente de conocimiento y cultura.

Los ejércitos se enfrentaron a las hordas de monstruos y abominaciones, y los héroes elegidos, aquellos que decían los profetas que les sacaría de la oscuridad, se abrieron paso en medio de la colisión de sueños. Ya cada vez más cerca, el rey demonio escuchó de nuevo la voz:

- Lo has hecho bien. Ahora debes morir para que el mundo renazca.

¿Morir? ¿Por qué habría de morir? Lo tenía todo: Fama, poder y riquezas, no tenía caso morir ahí. Él era el Rey de los demonios, y se alimentaba del miedo y dolor de las personas. No podía morir, él era invencible.

Los héroes llegaron tirando su gran puerta de piedra tallada. Un discurso que hace mucho había preparado, un espectáculo para que los bardos dieran color a la batalla final. Entonces les vio a los ojos, catorce miradas llenas de valor y esperanza, y recordó a alguien, pero habían pasado tantos años que no podía recordar.

Fue una dura batalla.

¿Quién era ese muchacho que, en sus últimos momentos, aparecía frente a sus ojos?

Su poder se debilitó, pero cómo no podía morir, le encerraron en una fría cueva, en lo más profundo de la tierra, rodeado de amuletos y cadenas encantadas. Entonces no le quedó de otra que sumirse en un profundo sueño, y soñó con un joven ingenuo pero de gran corazón, que vivía para hacer el bien en un mundo corrompido por el odio y el egoísmo. Pobre idiota, pero el demonio se había percatado de su potencial. Le daría su poder, y así viviría por siempre. Aún débil pudo acercarse y susurrar:

- Pobre ingenuo, lo estás haciendo mal. Como un marinero que intenta sacar el agua con sus manos desnudas en un barco que se hunde. Escúchame, te diré lo que debes hacer...

---------------

Autora del articulo: KDreizehn




---------------------------------------

2019, Melbrook, EE.UU.


Los ciudadanos del municipio preparan sus hogares para la celebración del vigésimo festival llamado Fresón inglés. El alcalde se encontraba en el ayuntamiento organizando los preparativos del evento junto a su familia, la música comenzó a sonar al mismo tiempo que sus vecinos se dirigían al centro del festival, familias enteras disfrutaban del ambiente alegre que se había creado, aunque pasaban las horas, nadie parecía perder la energía ni las ganas de seguir pasándoselo bien.



Danza eléctrica



En la llegada de la noche, las nubes se llenaron de truenos y rayos que impactaban con fiereza sobre el suelo, mesas, toda clase de objetos y materiales que se cruzaban en su paso, todos los asistentes comenzaron a correr desesperados por encontrar algún lugar donde refugiarse de los impactos.



En medio del escándalo, el alcalde dijo.



-¡Todos al búnker que hay
detrás de la iglesia!



-¡Vamos, corred!



Sin demora, uno tras otro fueron entrando en el búnker Allí, intentaron ocupar un espacio que les permitiese a cada uno de ellos, moverse mínimamente al menos, con cierta libertad. Una vez logrado, los integrantes menores de las familias que se encontraban dentro, comenzaron a llorar y a ponerse nerviosos sin control. Por ello, el tendero de uno de los negocios, exclamó.



-¡Que alguien haga callar a
esos mocosos!



-¡Cállate, solo están
asustados, como todos
nosotros! -Exclamó la mujer del alcalde.



-¡Malditos críos, callaos! -Vuelve a exclamar el tendero.



-¡Silencio, o te sacaré a
golpes de aquí para que te
alcancen los rayos! -Concluyó el sheriff.



Al haber oído eso, se mantuvo en silencio pero su
enfado no desapareció.



Durante horas, el terrible temporal no ceso, la atención entre los vecinos aumentaba.



-¿Ahora qué vamos a hacer?



-Estamos encerrados en este gran tubo metálico sin apenas oxígeno, escasa comida y medicamentos. -Preguntó la mujer del alcalde.



-Debemos mantener la calma. -Le respondió el alcalde.



-¿Que ha pasado?¿Por qué
nadie nos ha avisado de la
tormenta? -Preguntó con indignación a todos buscando alguna respuesta.



-Queridos vecinos, hace semanas el sistema meteorológico que se instaló en nuestro campo para detectar cambios climáticos, se detuvo repentinamente.



-¿Usted sabía lo que estaba pasando?¿Porqué no se nos
ha informado?



Todos comenzaron a gritar y a abuchear al alcalde, alzando cada vez más la voz indignados por la inesperada declaración del alcalde. Por ello, la marabunta intento hacer daño a su alcalde, entre el bullicio, el estridente sonido de una escopeta logrando que todas las personas se calmen.



-¡Silencio! No es momento de reyertas, ahora tenemos que
pensar que hacer para salir de aquí sin ser alcanzados
por los rayos. -Dijo el sheriff alzando la voz.



-No serán lo más peligroso con lo que nos encontremos.



-¿Quién es usted? -Preguntó al hombre que dijo
tales preocupantes palabras.



Soy meteorólogo, esa tormenta no es normal, a diferencia de otras naturales, esta no se ha formado por medio de la naturaleza.



-¿Qué? ¿Entonces que lo ha provocado? -Pregunto el alcalde alarmado.



-Los componentes que lo han formado solo se encuentran
en depósitos eléctricos y de agua, si ambos se mezclan,
liberan energía magnética que se eleva hacia la atmósfera alterando el clima drásticamente.



-¿Cómo haremos para solucionarlo? -Preguntó el sheriff.



-¿Tiene central eléctrica o depósitos hidráulico? -Quiso saber el meteorólogo.



-Si. -Le respondió el alcalde.



-Debemos llegar a ellos y sabremos lo que ha pasado.



-¡No podemos hacerlo, moriremos! -Exclamó el sheriff.



-Si no lo intentamos, moriremos igualmente, esperando a que cese este temporal.



Rayos de esperanza.



varios vecinos incluido el alcalde y el meteorólogo se prepararon para salir del búnker e ir hacia la central y
al depósito hidráulico. Estridentes sonidos, objetos
volando y ráfagas fuertes de viento, los acompañaban en
el viaje a la vez que dificultaba su proximidad.



Tiempo después, lograron llegar a la central eléctrica, al entrar, se sorprendieron al ver que lo ordenadores y los
monitores que controlan el sistema estaban seriamente dañados, ninguno de ellos podía explicar cuál era el motivo. El meteorólogo, alarmado, decidió salir de la
central solo, dejando al resto allí dentro intentando arreglar
los problemas para comprobar el estado del deposito hidroeléctrico.



Al salir de allí, el paisaje que estaba dejando la tormenta,
era desolador, toda estructura anteriormente sana, quedaron totalmente destruidas, pero no fue eso lo que más le llego a impactar, era que la tormenta solo había dejado prendas sueltas que pertenecían al resto de personas que habían desaparecido por no poder haberse refugiado en algún lugar a tiempo. Cuando logro recuperarse del impacto, retomo su andar hacia el depósito.



Cuando logro llegar, el meteorólogo se sorprendió al ver que la puerta de entrada tenía marcas aparentemente producidas por algún objeto contundente.



Con cautela, se introduce en su interior, sus ojos fueron testigos de que no solo la puerta tenia mascas, sino que todo aparato que veía e incluso las paredes, tenían aun mas marcas.



A pesar de ello, decidió intentar arreglarlo, durante horas, lo intento hasta que lo consiguió.



Al terminar de hacerlo, decidió regresar al encuentro de sus demás vecinos, que aun estaban en el búnker



-Ya estamos aquí, he ¿Pero aun no ha regresado el alcalde? -Pregunto el científico
estupefacto.



-No ¿Dónde está mi marido? -Preguntó la esposa del
alcalde, alarmada.



-Está en la central eléctrica. -Le respondió el científico.



En el depósito.



La situación en el depósito no era diferente que en la central.



-¿Pero qué ha pasado aquí? ¿Cómo pueden estar destrozados una central eléctrica y un depósito de agua, a la vez?



-No lo sé.



Inmediatamente, todos empezaron a arreglar el desastre.



-¿Quién se encarga del mantenimiento?



-Es mi hijo¿ Esta insinuando que él causo todo esto?



Tras esa grave acusación, el alcalde salió de allí con gesto
enfadado e indignado, hacia el búnker



-¡Amor mío, has vuelto! ¿Que te ocurre? -Le pregunto la esposa al ver
su rostro.



-¡Hijo, ven aquí¡



-¿Qué ocurre padre?



-¿Tú has provocado este desastre?



Ante esa acusación y ante los gestos de tristeza de su
madre, el hijo confeso la verdad.



-Sí, he sido yo.



-¿Por qué?



-Siempre has estado abusando de tu posición.



-Agente, arreste a mi hijo.



Dos horas después, el clima mejoro provocando un
arcoíris y la salida del sol.


Autor de la colaboración: P.T 

Blog de literatura de P.T: Oscuridad y tinieblas








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta todo lo que quieras y estaré encantado de responderte

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *