lunes, 18 de mayo de 2020

Una nueva vida




Este relato cuenta, lo que debería pasar en un mundo ideal contra el Bullying. Pero muchas veces el miedo nos atenaza y dejamos que ocurran cosas a nuestro alrededor que no son justas para nadie.

 Con este relato, quiero animar a todas esas personas que saben que alguien esta sufriendo acoso, que no se mantenga en las sombras, que de un paso adelante y ayuden a esa persona, de la manera que sea, el acosado se lo agradecerá enormemente y tu te sentirás genial.

Si el que esta leyendo esto esta recibiendo acoso, le invito a que saque todas las fuerzas que tenga acumuladas y se enfrente a su agresor. Hay muchas formas posibles de hacerlo y una de ellas, la mas primordial, es decir BASTA, no te mereces lo que te están haciendo.

A continuación os dejo con el relato. Espero que os guste





Carlos se levantó entusiasmado a las 7 de la mañana, era el primer día de clase del grado medio de informática que iba a hacer, un nuevo paso para su futuro. Había dejado muchas cosas atrás, le había costado 2 años decidirse desde que termino La ESO,  pero como le había dicho su psicóloga, tenía que vivir su vida, le había costado muchas sesiones con ella, pero al final lo había entendido y solo tenía una forma de superar su pasado y era hacerle frente.

Había elegido un instituto algo lejos de su casa, tenía que hacer un par de transbordos de linea de metro y luego andar 10 minutos, a pesar de que tenía un instituto con un grado medio de informática al lado de su casa, pero era su nueva vida y quería conocer gente nueva

Nada mas entrar, el ambiente era muy distinto, los colores de la clase parecían muy vivos, el olor era agradable y sus nuevos compañeros parecían muy majos. Estaba seguro de que su vida iba a cambiar

Los días pasaron y cada vez estaba mas a gusto en el nuevo instituto, en la clase y con sus nuevos compañeros, había hecho nuevos amigos y las clases se le daban genial

Un día en el descanso entre clase y clase, estaba hablando con su amiga Natalia cuando oyó algo que le heló la sangre

—Tú Pitufo, ¿No te dije que no te quería volver a ver? —Dijo un chico de otra clase que entró en su aula con otros 3 amigos detrás suya, lo dijo tan alto que lo oyó toda la clase, estaba claro que no le importaba que le vieran,  Se dirigieron a un chico bajito, se llamaba Oscar, a Carlos le caía muy bien. Nada mas llegar a su altura, el chico de la otra clase le dio una colleja tan fuerte que Oscar casi se dio con la frente en el pupitre

—Déjale en paz, no te a hecho nada —Dijo otro compañero llamado Iván

El que entro insultando a Carlos ni siquiera se molesto en mirarle, pero sus tres amigos se dirigieron a Iván y le hicieron sentarse a la fuerza, después uno de ellos le dijo

—Sera mejor que te quedes quieto —con una mirada amenazadora. Ivan al verse acorralado y sin ayuda no hizo nada mas, esos chicos intimidaban demasiado

—¿Quienes son esos? —pregunto lo mas bajo que pudo Carlos a Natalia
—Es un chico de la clase de segundo, el año pasado torturó a varios alumnos hasta que dejaron de venir, el otro día Oscar simplemente paso por su lado, pero ya la tomo con el.

El pasado de Carlos volvió a su mente, recordó  todo lo que había sufrido en su anterior instituto. Empezó a ponerse nervioso pero respiro hondo un par de veces como le había enseñado su psicóloga y se calmó. A continuación pudo ver como el chico que había entrado se seguía metiendo con Oscar y nadie en la clase hacia nada para impedirlo. Las miradas de sus compañeros eran las mismas que recordaba cuando le paso eso mismo a el 2 años antes, miradas de cobardía, impotencia... pero sobre todo de indiferencia, mas que nada por que nadie se quería meter en problemas, quería seguir viviendo bien y sin que nadie se metiera con ellos

Pero la cuestión no era que los demás actuaran o no, la cuestión era que el mismo estaba viendo como se metían con Oscar y no hacia nada, Había pasado por lo mismo pero su cuerpo no reaccionaba, ¿De verdad iba a dejar pasar a otra persona por el mismo infierno que había pasado el? La respuesta era No, No lo iba a consentir y mucho menos en su nueva vida, una vida que controlaba el y nadie más

—¿Qué haces? le dijo Natalia preocupada mientras se levantaba

Carlos no contestó y se dirigió directo al acosador

—Dejale en paz —dijo algo inseguro, pero lo suficientemente alto para que toda la clase le oyera, incluido el chico que estaba acosando a Oscar

Pero fueron los otros tres amigos los que reaccionaron

—Sientate, sera mejor que no te hagas el héroe

—No estoy hablando contigo, hablo con el cobarde que esta con Oscar —Su confianza crecía poco a poco al mismo tiempo que su adrenalina

Toda la clase empezó a cuchichear y a mirarle, sorprendidos de que saliera al rescate de Oscar

Los tres chicos hicieron el amago de ir a por el, pero el que estaba con Oscar, por primera vez dejó de atormentarle y miró a Carlos.

—¿Por qué no te vuelves a sentar como un niño bueno? —dijo con aire de superioridad

—No voy a estar de brazos cruzados mientras acosas a un chico que no te ha hecho nada

—¿No? ¿y que vas a hacer? —dijo dando un paso hacia Carlos y poniéndose delante de el, intentando ensanchar su cuerpo lo máximo que podía para dar una sensación de superioridad física, tal y como haría un animal al enfrentarse a otro

—Pues plantarte cara, que es justo lo que estoy haciendo. —Por razones que no sabia explicar, el miedo y los nervios habían dado paso a la excitación, estaba ayudando a un compañero de las garras del Bulliyng. Dio un paso hacia delante, no quería mostrarse mas débil que su rival —Eres un cobarde —le soltó de nuevo, por si no le había escuchado antes. quizá se había pasado, pero la emoción pudo con el, y ya era demasiado tarde para arrepentirse

—¿Cómo me has llamado? —preguntó mientras se le cambiaba la cara, de la sonrisa fanfarrona a otra de absoluto enfado, al mismo tiempo, dio dos paso hacia Carlos

—Lo que has oído —le dijo mientras poco a poco se acercaba a el —Todos los de tu calaña sois unos cobardes, vais en manada acosando a los que consideráis inferiores, los torturáis para sentiros mejor con vosotros mismos, bajan sus notas, dejan de venir a clase o peor aun, se suicidan. —pero luego cuando estáis solos en la calle, no os atrevéis a dirigir la palabra al chico que acosáis, no os atrevéis y eso amigo mio, es cobardía. —Sin darse cuenta, Carlos había hecho retroceder al Acosador, lo tenía contra la pared, con los ojos como platos.  —Me ha pasado una vez y estuve muy mal durante un tiempo, me prometí que nunca más me volvería a pasar, pero sabes, tampoco consentiré que le pase a nadie más si puedo evitarlo

Toda la clase se mantuvo en silencio, la tensión reinaba en el ambiente, pero el chico que estaba molestando a Oscar no reacciono miro a toda la clase, vio como lo miraban, después vio a sus amigos, estos no sabían donde meterse, estaban  avergonzados, Le habían plantado cara delante de toda una clase y el se había dejado, sus ojos expresaron una furia incontrolada

Sin duda Carlos se había metido en problemas, Seguramente podría con el, pero si se metían sus tres amigos... en cualquier caso no quería mostrar debilidad, a si que le mantuvo la mirada

—Maldito... —dijo el Acosador al tiempo que levantaba el puño lleno de ira.

Pero no dio tiempo para mas, Ivan, recobró la confianza y dio una patada en las partes bajas a uno de los que tenía delante, haciendo que soltara un chillido agudo, el dolor le hizo caer al suelo. Los otros dos no pudieron reaccionar a tiempo, pues Javier y Jaime le hicieron la zancadilla y cayeron al suelo

—No os mováis —Dijo Ivan a los tres que estaban en el suelo

Carlos y el acosador, miraban la escena, El chico había bajado el puño, las tornas habían cambiado muy rápido y era el el que estaba en peligro ahora

Pero la cosa no termino ahí, todos los demás chicos se empezaron a levantar, y miraron al acosador con cara de odio y asco, estaban apoyando a Carlos. Carlos vio alegre como Natalia se levanto y le sonrió a el,  fue el detonante para que se levantaran las chicas. Por primera vez Carlos vio como una clase entera le apoyaba frente al acoso escolar y no era algo fácil de conseguir

El acosador vio aterrado todas esas miradas, la agresividad paso al miedo, rechazo, vergüenza... Por primera vez sentía lo que sentían los demás cuando el se metía con ellos, o al menos una parte. No pudo soportarlo mas y salió corriendo, los otros tres amigos salieron detrás de el

Todo el mundo aplaudió a Carlos, Se sentía genial, había ayudado alguien a evitar que pasara por lo mismo que había pasado el

-¿Estas bien? le pregunto a Oscar

-Si -dijo esbozando una leve sonrisa

-No te preocupes no te volverán a molestar



A continuación comparto para todos los que esteis interesados de una forma u otra, asociaciones y/o teléfonos para los afectados o para gente que quiere saber que hacer cuando ve una situación de acoso.


ASOCIACIONES ANTIBULLYING

Fundación ANAR, ayuda a niños y adolescentes en riesgo
TELEFONO DE CONTACTO: 900202010  para toda España, es gratuito y no deja rastros en la factura del teléfono
PAGINA WEB: www.anar.org

AMACAE: Asociación Madrileña contra el acoso escolar
TELEFONO DE CONTACTO: 689528792
PAGINA WEB: www.amacae.com
DIRECCIÓN:  Centro Polivalente de Vicálvaro
Avda. Real, 12 – 28032 MADRID (con cita previa)

Kamira, cooperativa de iniciativa social de Navarra
TELEFONO DE CONTACTO: 948325127
PAGINA WEB: www.kamira.es

AIPIS: Asociación de investigación , prevención e intervención del suicidio
PAGINA WEB: www.redaipis.org








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta todo lo que quieras y estaré encantado de responderte

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *